Alargar la vida de nuestros zapatos de vestir hombre siempre es algo que buscamos, ya sea por economía o porque estamos ante un ejemplar que nos gusta mucho. Para esto son muchos los trucos y técnicas que podemos implementar para lograr dicho objetivo.

Si tienes unos zapatos cómodos que te encantan y quieres conservar de mejor forma, aplica los siguientes consejos.

Dales un respiro

Por naturaleza, los zapatos casuales de hombre reciben un impacto y esfuerzo alto producto del trabajo que realizan al soportar por largas horas el peso de nuestro cuerpo. Se dice que un calzado logra reponerse completamente de una rutina diaria tras dos días de reposo, por eso si quieres alargar la vida de todos tus zapatos puedes tener varios pares, por lo menos tres, y usándolos intercaladamente no solo prolongarás sus días, sino que también sentirás una sensación diferente de confortabilidad al llevarlos.

Hórmalos

Colocarles hormas a tus zapatos de vestir después de usarlos ayudará a secar la humedad de sudor que queda en su interior, además de proporcionarles mayor estabilidad al reafirmarles su silueta original. Puedes usarlas de cualquier tipo de material, ya sea madera, goma, plástico  e incluso cartón reforzado.

Hidrátalos

Los zapatos de vestir para hombre muchas veces se deterioran con rapidez debido a la poca hidratación que recibe el cuero o material con el que están hechos, sucede igual que con tu piel, si recibes sol, lluvia, tierra y no la acondicionas con una adecuada limpieza, y una crema que humecte, posiblemente se colocará opaca y tostada. Lo mismo ocurre con tus zapatos, por eso límpialos bien con jabón neutro y un trapo húmedo para retirar las impurezas, luego cuando se sequen añádeles crema para zapatos o incluso, si no tienes, puedes agregarle crema corporal y los resultados serán fascinantes.

Esperamos que estos tips te hayan gustado y que los apliques para conservar mejor tus zapatos, recuerda que visitando nuestra tienda online Brantano podrás observar la nueva colección de zapatos de vestir y renovar tu armario. ¡Conócelos!