Todos nos vestimos, pero saber cómo vestir bien, aunque no lo parezca, es algo que necesita su tiempo y varios conceptos básicos fundamentales. Uno de ellos es la teoría del color, utilizado no sólo en la moda sino en muchos otros ámbitos, por ejemplo, en la psicología y en las comunicaciones.

En este breve texto, intentaremos darles algunas herramientas para que logren saber cómo vestir correctamente sin morir en el intento. Podrán encontrar, además de un poco de teoría del color, algunos consejos de cómo combinar mejor su ropa y aprovechar al máximo sus prendas y obtener un atuendo de impacto.

Circulo cromático

Para iniciar, es necesario tener claro qué es el circulo cromático; pues esta será nuestra guía de color básica. Este es una representación circular y ordenada de los colores, de acuerdo a su tono; en él se representan los colores primarios (amarillo, azul y rojo) y todas las posibles combinaciones de colores resultantes de esos tres.

Existen dos tipos de combinaciones de los colores: la combinación por armonía y la combinación por contraste.

Combinación por armonía

En esta combinación de colores armónicos, los que tienen características comunes son aquellos que dominan en la composición de la gama. De las combinaciones armónicas se obtienen contrastes agradables, que oscilan entre las mismas tonalidades, solo con variaciones sutiles en su claridad o en sus tonos oscuros.

Aunque son los naturalmente más compatibles, estas combinaciones pueden producir un efecto monótono, aburrido y poco llamativo.  Existen varias tipos de armonías de color; una de ellas es la armonía de colores en triada-equidistante. Esta sucede cuando una composición de colores usa los tonos que están separados en tres puntos distintos del círculo cromático, formando un triángulo equilátero con respecto al centro del círculo; algunos ejemplos de esta armonía son las triadas: verde-azul-rojo y cian-magenta-amarillo.

Combinación por contraste

Este tipo de combinaciones se dan entre colores que estén en lugares opuesto dentro del círculo cromático; por ejemplo: rojo y cian; amarillo y azul; magenta y verde. El contraste cambia el modo en que son percibidos los colores que interactúan entre sí; a través de dicha combinación, los percibimos opuestos y llamativos.

Por este motivo, cuando en un esquema de color dominan las combinaciones por contraste, es necesario equilibrar las discordancias producidas entre los colores interactuantes, para lograr un diseño atrevido, pero agradable. Aunque son las más llamativas, dinámicas e interesantes, estas combinaciones son las más difíciles de lograr, de forma exitosa.

Sin embargo, la armonía y el contraste no son los únicos esquemas posibles dentro del círculo cromático; de hecho, son apenas un par entre tantas posibilidades. Para saber cómo vestir bien y dominar el guardarropa como un experto, hace falta tener un poco de noción con respecto a los siguientes conceptos:

Esquemas monocromáticos

Esta gama de tonalidades parte de un color base cualquiera, puede ser el rojo, por ejemplo; de este color fijo predominante se desprenden los demás tonos que oscilan entre los rojizos más cercanos al blanco, pasando por algunos tipos de rosado, y los tonos rojizos más cercanos al negro. Los diseños que utilizan este esquema suelen parecernos sobrios, minimalistas y de una armonía sencilla, por su evidente uniformidad.

Esquema de colores análogos

También conocido como «esquema de gamas múltiples», está basado en las combinaciones entre colores consecutivos dentro del círculo cromático; partiendo de uno en específico, como color denominador. Este esquema de colores análogos se deriva del esquema de combinaciones armónicas, siendo el más usado para la decoración en los hogares, ropa casual y bolsas casuales de dama.

Un ejemplo de esto sería: si partimos del naranja como color base, sus correspondientes análogos serían el rojo y el amarillo, por ser los contiguos a él dentro del círculo. Del rojo, sus colores cromáticos serían el rojo violáceo y el rojo anaranjado.

Esquema de colores análogos alternos

También conocido como díada; en ella se combinan los colores análogos alternos, es decir, aquellos dos tonos más próximos en el círculo cromático, dejando de lado el tono intermedio o análogo que se encuentra entre ellos. Ejemplo: naranja y amarillo, saltándose el naranja-amarillo; azul y magenta, omitiendo el púrpura. Los tonos de en medio que se evitan, es lo que diferencia este esquema de los colores análogos tradicionales.

Esquema de colores cálidos

Aquí se conjuntas los tonos del círculo cromático denominados “cálidos”; esta gama de colores abarca tonos que oscilan entre el amarillo, el naranja y el rojo. La temperatura de estos colores brindan a los diseños comodidad, cercanía y dinamismo.

Esquema de colores fríos

Por lo contrario, en este esquema están combinados los colores designados como “fríos”; es decir, aquellos que se encuentran entre el azul, el verde y el violeta. Estos colores brindan una temperatura fría, asociada a la frescura, la nostalgia y la lejanía.

Esquema de colores complementarios

En este esquema se combinan aquellos colores que se encuentran en extremos opuestos del círculo cromático; si han puesto atención, sabrán que este tipo de combinación es, al mismo tiempo, una combinación de contraste. De esta manera, los colores primarios siempre serán complementados por colores secundarios y viceversa. Por ejemplo: el amarillo y el violeta; el azul y el naranja; el verde y el rojo; etcétera.

A pesar de producir un contraste interesante, si no se emplea de la manera correcta y se saturan los colores al máximo, este esquema puede resultar demasiado llamativo, hasta el punto de tornarse desagradable y estridente. Es por ello que se debe ser muy cuidadoso al momento de elegir qué ponernos y lograr un atuendo de impacto.

Es sencillo darnos cuenta lo fácil que la teoría del color se vincula con la moda y cómo es posible trasladar a su guardarropa los conocimientos que han aprendido hasta ahora. Cómo vestir bien es algo mucho mas complicado que simples fórmulas, tiene mucho de intuitivo y exige un poco de ingenio y de talento.

Aunque el color es un punto de partida principal, también hay que tener en cuenta otros aspectos como las texturas, los tipos de telas, los accesorios y el diseño mismo de las prendas. Por ejemplo: los colores fríos se combinan con accesorios plateados, mientras que los colores cálidos deberán ir con accesorios dorados.

En Brantano, sabemos la importancia de elegir la gama de colores indicada para obtener un atuendo armonizado, llamativo y único. Nuestra amplia variedad de zapatos de vestir les ofrece diseños innovadores, que podrán combinar utilizando diferentes esquemas y logrando un mar de posibles combinaciones.

Saber cómo vestir bien está al alcance de sus manos, sólo a un click de distancia. Los invitamos a visitar nuestro sitio web, donde podrán encontrar nuestro catálogo completo; el inventario convencional y las ultimas tendencias de la temporada. ¡No lo pienses más y conócenos!